DOCUMENTOS DE INTERES
 
PSICOLOGÍA SOCIAL UNAD
DOCUMENTOS DE INTERES
PERFIL PROFESIONAL
Mis enlaces favoritos
SOCIODEMOGRAFÍA
EDUCACIÓN, SOCIEDAD Y CAMBIO
SOCIOLOGÍA Y ECONOMÍA
ORGANIZACIONES COMUNITARIAS
AVANCES Y PERSPECTIVAS DE LAS CIENCIAS SOCIALES
EVALUACION FORO
NOTAS FINALES II SEMESTRE 2005
DOCUMENTOS DE INTERES




MEMORIAS 2005

QUINDÍO – COLOMBIA.
DEL 13 AL 17 DE OCTUBRE DE 2OO5

EL AGUA EN LA MEMORIA

CONFERENCIAS MAGISTRALES
EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS
TALLERES ECOLÓGICOS
ECOTURISMO

CONVOCA




AUSPICIAN







CENTRO NACIONAL DE FORMACIÓN A DOCENTES

CLL. 39 No. 28-33 Barrio la Soledad
Bogotá – Colombia
Tel. 2447008 – 3350724
www.cencad.edu.co
www.encuentromundialecologico.org.co


II ENCUENTRO MUNDIAL ECOLÓGICO RECREATIVO

MEMORIAS. Primera edición 2005

Edición, elaboración de textos y compilación: TANIA MENESES CABRERA
tania@cencad.edu.co


PRODUCCIÓN: JAVIER HOYOS ANGULO

CONVOCA

CENCAD
CENTRO NACIONAL DE FORMACIÓN A DOCENTES




COMITÉ ORGANIZADOR

JUNTA DIRECTIVA CENCAD

MAURICIO GARZÓN DÍAZ
YEISON GARZÓN DIAZ
ALBA MARIA GARZÓN DIAZ

GERENTE II ENCUENTRO
ALBA MARIA RODRIGUEZ TORRIJOS.


MIEMBROS HONORÁRIOS COMITÉ ACADÉMICO:

DRA. MARGARITA MARINO DE BOTERO

DR. ALBERTO MENDOZA MORALES

COMITÉ ACADÉMICO

DR. CARLOS ALBERTO RICO
Presidente FUNLIBRE

DRA. CLARA INES PINILLA
Universidad Distrital Francisco José de Caldas

DR. JULIÁN OCHOA ALZATE
Fundación Universitaria del Área Andina

DRA. LAURA MARTHA GALLEGO
Asesora Académica II Encuentro

SOC. TANIA MENESES CABRERA
Coordinación Académica II Encuentro. CENCAD

JAVIER HOYOS ANGULO
Dirección de Prensa y Protocolo

ANDRES DIAZ
Logística
ENTIDADES QUE AUSPICIAN

 CONVENIO ANDRES BELLO
 FEDERACIÓN NACIONAL DE CAFETEROS
 MALOKA
 GOBERNACIÓN DEL QUINDÍO
 LOS LIBERTADORES. INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA
 UNIVERSIDAD FRANCISCO DE PAULA SANTANDER
 UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS
 FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DEL ÁREA ANDINA
 CORPORACIÓN COLEGIO VERDE
 ALCALDÍA DE CHÍA
 FUNDACIÓN AVEGASUANA
 COLEGIO MAYOR DE BOLIVAR
 SYPAL. FUNDACIÓN Y PROYECCIONES PARA AMERICA LATINA
 FUNLIBRE. FUNDACIÓN PARA EL TIEMPO LIBRE Y LA RECREACIÓN

ENTIDADES PARTICIPANTES

 SECRETARÍA DE TURISMO Y CULTURA DEL QUINDÍO
 CORPORACIÓN REGIONAL DEL QUINDÍO
 FUNLIBRE
 ALCALDÍA CHIA
 ALCALDÍA DE PASCA
 UNIVERSIDAD DE COSTA RICA
 UNIVERSIDAD LATINOAMERICANA Y DEL CARIBE U.L.A.C
 UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO
 UNIVERSIDAD DE LA SALLE
 UNIVERSIDAD SANTO TOMAS
 UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI
 UNIVERSIDAD LIBRE
 UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS
 CORPORACIÓN VALLE DEL CAUCA
 COLEGIO LOS CATALANES
 COLEGIO INEM FRANCISCO DE PAULA SANTANDER
 COLEGIO GIMNASIO CAMPESTRE
 COLEGIO RODRIGO LARA BONILLA
 FUNDACIÓN PAX AUREA
 MALOKA
 BIO – AUDIOSERV E.A.T.
 COLOMBIA EN HECHOS
 ACCIÓN POR LA VIDA
 TEATRO MÁGICO AMBIENTAL
 GLOBAL HUMANITARIA
PAISES PARTICIPANTES


FRANCIA


COSTA RICA


VENEZUELA


BRASIL


COLOMBIA


HOLANDA

CONTENIDO

PRELUDIO
PRESENTACIÓN
DISTINCIÓN ACADÉMICA

CONFERENCIAS INTERNACIONALES
1. GERMÁN MOLINA. UNIVERSIDAD DE COSTA RICA
2. OMAR OVALLES. UNIVERSIDAD LATINOAMERICANA Y DEL CARIBE. VENEZUELA
3. RICARDO RICCI UVINHA. UNIVERSIDA DE SAO PAULO. BRASIL
4. ROBERT FRANCOISE. ACCIÓN POR LA VIDA. FRANCIA

CONFERENCIAS NACIONALES

1. NANCY PATRICIA GUTIERREZ. CAMARA DE REPRESENTANTES.
2. ROBERTO TOVAR. COLOMBIA. PERIODISTA AMBIENTAL.
3. CARLOS URIBE. PROGRAMA YARUMO. FEDERACIÓN NACIONAL DE CAFETEROS DE COLOMBIA
4. FRANCISCO HUERTA MONTALVO. CONVENIO ANDRES BELLO
5. LUIS ANTONIO GONZALEZ ESCOBAR. UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI
6. CLARA INES PINILLA MOSCOSO. UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS.
7. CARLOS ALBERTO RICO. FUNLIBRE
8. CARLOS ALBERTO JIMENEZ. UNIVERSIDAD LIBRE DE PEREIRA.

EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS

CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

1. ANOTACIONES SOBRE EL EFECTO DE LA CONTAMINACIÓN DE CUERPOS ACUATICOS SOBRE LA DIVERSIDAD DE LA FAUNA HEPERTOLÓGICA. UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO.
2. ESTUDIO CITOGENETICO DE MAMIFEROS AMENAZADOS EN CAUTIVERIO. GIMNASIO CAMPESTRE
3. PROYECTO GRANJA AMBIENTAL EDUCATIVA. COLOMBIA EN HECHOS
4. CONTAMINACIÓN DE RADIACIONES NO IONIZANTES, RNI UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO DE CALDAS.
5. ADOPTEMOS LA QUEBRADA DE MI BARRIO. CORPORACIÓN REGIONAL DEL QUINDÍO

EL AGUA COMO ESCENARIO DE ARTE Y CULTURA

6. ECOPARQUE RIO PANCE. CORPORACIÓN VALLE DEL CAUCA
7. UN RECORRIDO POR LOS HUMEDALES BOGOTANOS. UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO DE CALDAS.
8. ECOCULTURA. TEATRO MÁGICO AMBIENTAL. TAUSA CUNDINAMARCA
9. RETORNO A LA TIERRA SALAHONDA. FCO, PIZARRO. – NARIÑO. GLOBAL HUMANITARIA.
10. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL MEDIO AMBIENTE UNIVERSIDAD DE LA SALLE.
11. ARTE Y AMBIENTE. ACCIÓN POR LA VIDA

ECOLOGÍA HUMANAY RESPONSABILIDAD SOCIAL

12. PREDICCIÓN DE LA INTERACCIÓN DE PROTEÍNAS DE LA CÁPSIDE DEL VIRUS DE DENGUE (SEROTIPO 2) CON RECEPTORES DE MEMBRANA DE GLÓBULOS BLANCOS.
13. PROYECTO AMBIENTAL ESCOLAR. COLEGIO LOS CATALANES
14. PROYECTO GRUPO ECOLÓGICO QUINÚA. COLEGIO INEM. FRANCISCO DE PAULA SANTANDER.
15. EXPERIENCIAS PROYECTO ESCOLAR OCASANO. UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO.
16. PROYECTO AMBIENTAL ESCOLAR: HELICICULTURA. COLEGIO RODRIGO LARA BONILLA
17. APLICACIÒN DEL MAPA DEL PENSAMIENTO COMPLEJO COMO MODELO DE INVESTIGACIÒN EN EDUCACIÒN AMBIENTAL. UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSE DE CALDAS.

POLÍTICAS AMBIENTALES Y PODER CIUDADANO

18. LA PANDORA ECOLÓGICA. COLOMBIA EN HECHOS
19. ENTORNO AMBIENTAL AMABLE. ALCALDÍA DE CHÍA – CUNDINAMARCA
20. HACIA LA APROPIACIÓN CIUDADANA DE RECURSO HIDRICO. UNA EXPERIENCIA EN BOGOTÁ.
21. MANEJO INTEGRAL DE RESIDUOS SÓLIDOS. BIO – AUDIOSERV E.A.
22. RESERVA HIDRICA Y MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS. ALCALDÍA DE PASCA - CUNDINAMARCA

EL AGUA COMO BIEN SOCIAL

23. EL CLUB DE ECOLOGÍA DE MALOKA. UNA PROPUESTA INNOVADORA. MALOKA
24. RESERVA NATURAL LA MONTOÑA DEL OCASO. CENTRO DE INV. EN BIODIVERSIDAD UNIQUINDÍO.
25. HUMEDALES ARTIFICIALES. UNIVERSIDAD DISTRITAL
26. DIDACTICA DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL. MALOKA
27. COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN AMBIENTAL. UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI
28. IMPACTOS SOCIOECONÓMICOS DEL AMBIENTE SANO Y EL MANEJO INTEGRAL DE MICROCUENCAS. UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS.

TALLERES ECOLÓGICOS

1. CLUB DE CIENCIA MALOKA
2. MATERIAL DIDACTICO AMBIENTAL
3. AL COMPAS DEL CORAZÓN
4. ARTE Y AMBIENTE
5. ECOTERNURA
6. PANDORA ECOLOGICA
7. EL ESPARCIMIENTO Y SUS SIGNIFICADOS PASADOS POR AGUA
8. INTELIGENCIA EMOCIONAL


PRELUDIO

No podemos alegar ignorancia. Todos somos responsables

A menos que cambiemos de rumbo terminaremos en el lugar
Hacia el que nos dirigimos.

El agua transparente que fluye en los arroyos no es solo agua
Sino la sangre de nuestros antepasados si os vendemos la tierra.
Debéis enseñar a nuestros hijos que es sagrada, que cada sombra
De reflejo en el agua clara de los lagos nos acerca a la memoria de
Las vidas de nuestras gentes.

El rumor del agua es la voz del padre de mi padre.


EL AGUA TIENE LA PALABRA

(…) fui creada antes que la luz y mi cuna se meció en lo más
Oscuro del caos espantoso pasada apenas mi ya olvidaba
Infancia, fui con millones y millones de compañeras mías,
Destinada por la gravedad de una guerra cruda y sin tregua
Contra el fuego, como globo deslumbrador se deslizaba
Por las inmensidades del cielo

Horrible fue la lucha (…)

En forma de lluvias diluviales asaltábamos en todas direcciones
Al incandescente enemigo pero con una rapidez vertiginosa
Éramos rechazados y en forma de vapor volvíamos a nuestro
Etéreo campamento.

Más, después de tanto combatir, llegó el día de nuestro triunfo
Extendimos nuestro liquido imperio sobre las ya solidificadas y
Cristalinas huestes y el pabellón de la gota de agua ondeo sobre
Las cúspides de granito y de sienita y quedó humillado el titánico
Enemigo bajo el peso enorme del océano.

Los hombres ignoraron mucho tiempo mi composición química
Y me tuvieron por un elemento pero Lavoisier tan sabio como
Desgraciado me dio a conocer en 1783. me llamó oxido de
Hidrogeno y me firmo H2O, mis padres son el oxigeno
El elemento más esparcido en la naturaleza y el hidrógeno
El más ligero de los gases

La luz blanca del sol llegó a nosotras, la reflejamos
y la descompusimos en los siete colores del espectro
y el iris se mostró como un arco colosal tiño de suaves
Colores las alquerías de la montaña y pinto con dulces tintes
Los vaporosos tules de las cascadas.

Vedme ahora desempeñar diversos y sucesivos oficios en
El gran laboratorio del mundo. Por efecto del calor, a
Veces hice parte de un fugaz jirón de niebla ya de la
Plateada cima del altísimo nevado o bien me arroje
Turbulenta entre las olas estruendosas del torrente.

En la clepsidra del foro romano corrí tranquila mientras
Cicerón conmovía las multitudes con sus inimitables oraciones.

A veces me vi sofocada en la palpitante caldera de la
Locomotora y deje escapar el grito varonil y agudo del
Progreso; y también mensajera de desgracia hice parte
Del granizo que destruyó las ricas esperanzas del pobre
Labrador.

…Tales de Mileto dijo de mi, que era el principio de las
Cosas.



PRESENTACIÓN

Estas memorias son una oportunidad de hacer permanente un encuentro necesario, sobre un tema de interés mundial como lo es la educación ambiental desde la perspectiva recreativa.

Mantener de alguna forma, las pistas de lo ocurrido en un presente en el que basta un segundo para que sea pasado, es el reto que nos convoca a los que de nuevo en esta segunda oportunidad, hemos decidido reunirnos en el mágico escenario del Eje Cafetero, para construir pensamiento ambiental.

EL PRIMER ENCUENTRO MUNDIAL ECOLÓGICO RECREATIVO EN LA AMAZONIA: RETO Y ESPERANZA DEL SIGLO XXI, realizado en Leticia, Colombia en el año 2003, fue un escenario que reunió a reconocidas figuras del mundo académico como el científico Manuel Elkin Patarroyo y Alberto Mendoza Morales, presidente de la Sociedad Geográfica de Colombia. También participaron entidades como Proyecto Naya de Argentina, Policía Nacional de Colombia, Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas -SINCHI-, Colegio Verde de Villa de Leiva, Secretaría de Educación de Bogotá, Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Universidad Francisco de Paula Santander, Universidad de Nariño, Uniboyacá – Grupo Ambiental Azul Verde, Universidad de la Amazonia, Universidad Santo Tomás y Fundación Nueva Cultura, entre otras.

La amazonia colombiana fue el escenario para reflexionar sobre temáticas relevantes en torno al pensamiento ambiental. En un lugar de diversidad natural, cultural y de conocimiento como este, se reconocieron las fortalezas de experiencias nacionales e internacionales que articularon el tema de la ecología con la recreación como mediador pedagógico y a través de actividades ecoturísticas se vivenciaron los ritmos propios de la naturaleza y su valor para el equilibrio universal.

En el año 2005, El SEGUNDO ENCUENTRO MUNDIAL ECOLÓGICO RECREATIVO se convierte en una oportunidad de aprender y vivenciar la práctica de la educación ambiental, para reconocer el compromiso que como ciudadanos tenemos con la vida. En su segunda versión, se reafirma el interés mundial de considerar el agua como uno de los recursos que presenta mayores retos para la comunidad internacional. Una forma de evaluar esta preocupación es el protagonismo que ha cobrado este tema en las Cumbres Mundiales sobre Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Es así como el día mundial del agua 2005 dará comienzo al Decenio Internacional para la Acción sobre el mismo tema "El agua, fuente de vida". El período 2005-2015 fue proclamado década del agua por la Asamblea General de las Naciones Unidas. el Segundo Encuentro Mundial Ecológico Recreativo, pretende unirse a esta iniciativa y fortalecer un escenario de reunión y diálogo, en un país que como Colombia, tiene un rol protagónico, puesto que dispone de importantes recursos hídricos estratégicos para el presente y el futuro. Además, la zona del Quindío, es un escenario diverso y de contrastes interesantes que serán influencia positiva para los participantes.

Este encuentro ha permitido consolidar una nueva visión de preservación del medio y buen uso del mismo, desde la recreación y su componente lúdico pedagógico, proceso que se inicio hace seis años con el desarrollo de la Especialización en Recreación Ecológica y Social y que tiene como resultado importantes actividades de investigación ejecutadas por el Centro Nacional de capacitación a Docentes “CENCAD”, en el marco de la relación Hombre-Naturaleza a través del componente recreativo y social.

MISIÓN
El Segundo Encuentro Mundial Ecológico Recreativo, busca fortalecer espacios de pensamiento y acciones educativas ambientales, como un aporte importante a la conservación del recurso agua y de la vida misma, construidos a partir de la trayectoria de este evento académico en su primera versión.

VISIÓN
Posicionarse como el espacio académico internacional pertinente y relevante en torno a la reflexión sobre educación ambiental, en particular sobre el tema del agua, que permita generar una población ambientalmente educada, a través de una metodología dinámica, recreativa y participativa.

PROPÓSITO
Difundir y promover el pensamiento ambiental a partir de procesos educativos, encaminados a la conservación, buen uso y disfrute de la biodiversidad, desarrollando una propuesta de acción práctica y reflexión teórica, sobre las problemáticas más relevante para la educación ambiental.

EJES TEMÁTICOS

 CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

 EL AGUA COMO ESCENARIO DE ARTE Y CULTURA RECREATIVA

 ECOLOGIA HUMANA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

 POLÍTICAS AMBIENTALES Y PODER CIUDADANO

 EL AGUA COMO BIEN SOCIAL
DISTINCIONES ACADÉMICAS


THOMAS VAN DER HAMMEN

De origen Holandés, paleontólogo, botánico y geólogo, llegó a Colombia a trabajar con ingeominas desde el año 1951, realizando diferentes estudios naturales sobre Colombia, ha contribuido al conocimiento ecológico y ambiental en forma memorable.

Durante su vida académica ha dirigido unas 50 tesis de doctorado. Hasta el 2002 habían aparecido unas 300 publicaciones suyas. Es (co-) editor de la serie “El Cuaternario de Colombia”, de “Estudios de Ecosistemas Tropandinos”, y de la serie "Estudios en la Amazonia-Colombiana". Es miembro del Editorial Board de la revista Phytocoenologia (International Journal of Vegetation Ecology), del Concejo Editorial Internacional de Acta Botánica Mexicana y del Editorial dek Journal of Nature Conservation


ALBERTO MENDOZA MORALES

Arquitecto, urbanista, Experto en Políticas del Ordenamiento territorial y visionario del conocimiento geográfico, es actualmente Presidente de la Sociedad Geográfica de Colombia, una de las primeras sociedades científicas y que ha contribuido ampliamente al conocimiento del país. Autor de libros e importantes artículos de consulta nacional e internacional.

CARLOS URIBE
Ingeniero agrónomo, educador y convencido de la organización y participación de la comunidad en para la productividad y el desarrollo sostenible. Protagonista del programa PROFESOR YARUMO, proyecto audiovisual de extensión rural y educación comunitaria, quién ha realizado en Colombia un trabajo significativo en los procesos de educación Ambiental en los contextos rurales, con uno de los programas de mayor éxito en la difusión de estas herramientas de conservación. El cual cumple 20 años al aire, realizando una gestión representativa de extensión comunitaria y formación para la cultura del café y los caficultores colombianos.












Una gota de agua para los poetas podrá ser una lagrima de
La bella aurora; para las flores preciosa joya o licor suavisÍsimo
Que alargara sus días de amor para el labrador, una esperanza;
Pero para el pensador es un mundo de misterios, un océano de
Incógnitos ideales.





CONFERENCIAS
MAGISTRALES


CONFERENCIAS MAGISTRALES INTERNACIONALES

1. GERMÁN MOLINA. COSTA RICA

Es profesor del Programa de Maestría Latinoamericana e Interdisciplinaria en Gestión Ambiental y Ecoturismo y de la Maestría en Recreación, ambas de la Universidad de Costa Rica. Profesor del Programa de Doctorado en Educación de la Universidad de La Salle en Costa Rica. Consultor asociado de la empresa bac&asociados con cobertura en Latinoamérica. Fue Gerente General del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Costa Rica (Convenio IICA-Costa Rica), Director de la Unidad Técnica Nacional (UTN) del Programa RUTA en Costa Rica (Programa Corporativo Centroamericano del PNUD, Banco Mundial, DFID, FIDA, FAO e IICA). También fue Asesor del Ministro de Agricultura y del Ministro de Ciencia y Tecnología en Costa Rica, en el área de desarrollo rural sostenible.

Ph.D. en Estudios del Esparcimiento (Leisure Studies) en la Universidad de Illinois (Urbana Champaign) y el M.Sc. en Economía de los Recursos, Universidad de Florida (Gainesville).

La importancia del agua como bien social comprendida a través del esparcimiento
German Molina N., Ph.D.

Además de ser un factor determinante en la agregación de valor en la economía planetaria, de contribuir con más de la mitad del peso de los seres de origen animal y de ser el componente central del sustrato alimentario de la humanidad, la importancia del agua también radica en que es un bien social que propicia el esparcimiento del ser en sus dimensiones corporales, mentales, afectivas y espirituales. Desde esta perspectiva humanista, el agua juega un rol medular en la vida de las personas y en su constante búsqueda de significados sobre su existencia.

Antes de entrar a analizar experiencias de esparcimiento en los sitios naturales cuyo componente y atractivo principal es el agua en la forma de ríos, arroyos, cataratas y otros, es útil revisar que se puede entender por “esparcimiento.”

El Esparcimiento

Existen enfoques teóricos que explican el fenómeno del esparcimiento desde el punto de vista psicológico, sociológico, psicosociolígico, antropológico, entre otros. Para el caso de esta presentación resulta útil acudir a los principales elementos de un abordaje social - existencial (Kelly, 1990), pues es muy comprensivo y permite incorporar otras perspectivas disciplinarias.

Por esparcimiento se entienden experiencias en que las personas viven significados (dimensiones) valorados que las hacen ser y crecer, y por lo tanto gozar. En el esparcimiento las personas trascienden, se expanden o se extienden, así que el fenómeno trata de un “esparcimiento del ser.” La construcción de los significados del esparcimiento ocurre en procesos interactivos simbólicos en los que las personas desarrollan una identidad social. En una dinámica interacción con otros seres o grupos con los que nos relacionamos (mas o menos primarios) incursionamos en procesos comunicativos cargados de símbolos que nos permiten construir significados, incluyendo el del propio ser. En primera instancia, en estos procesos entramos en conciencia con nuestro propio ser con la ayuda de los auto referentes que apuntan hacia una identidad personal (e.g., auto concepto, auto imagen, autoestima). En esta búsqueda de entendimiento, recurrimos a nuestra razón, a nuestras emociones y a un encuentro de dimensiones que incluso le pueden otorgar a la experiencia una connotación más espiritual.

La naturaleza y valoración de los significados del esparcimiento no solo es dependiente de nuestros contextos culturales y sociales en general, sino que también depende de nuestros ciclos e historias de vida, emociones, sentimientos y situaciones interpretativas, en lo particular. No obstante, generalmente la libertad es el significado central entre las múltiples dimensiones del fenómeno. Desde un ángulo “escapista” en las experiencias de esparcimiento las personas se perciben libres (e.g., de problemas u obligaciones); desde una perspectiva existencial las personas realmente deciden y ejercitan su libertad en la acción, aún en las condiciones más restrictivas, normativas o situadas, i.e., no solo es un estado mental, sino que algo realmente pasa que nos permite crecer (e.g., nos ejercitamos en el agua, aprendemos, logramos terminar un proyecto, interactuamos, cantamos en la ducha). Desde una perspectiva holista, las experiencias de esparcimiento pueden ocurrir en todos nuestros dominios de vida (e.g., en el trabajo, en la recreación o el turismo, en la vida cotidiana de la familia, en los espacios religiosos). Podemos ampliar nuestro entendimiento sobre el fenómeno, revisando algunas investigaciones que exploran la relación esparcimiento-sitios naturales ricos en agua.

Investigaciones sobre esparcimiento en sitios naturales donde el agua es central

El área de estudios sobre el esparcimiento aún es relativamente incipiente en Latinoamérica, por lo que no es común encontrar muchas investigaciones enfocadas en las relaciones agua-esparcimiento, específicas a la Región (Molina, 2001). No obstante, sí existe un estudio reciente realizado en Chile que reveló que entre diversos atributos (i.e., presencia de aguas superficiales continentales, vegetación nativa, presencia de cordilleras y servicios), la presencia de aguas (ya sea por la posibilidad del contacto directo, la práctica de deportes náuticos o la pesca, o por su disfrute como paisaje) es el atributo más importante para que las familias decidan sobre el lugar donde pasar sus vacaciones o donde realizar actividades de recreación (Gayoso, 2003). Dado este resultado, podemos explorar la naturaleza de las experiencias de esparcimiento y los significados correspondientes que surgieron en otros sitios naturales caracterizados por la alta presencia del agua (i.e., dos Parques en Nueva Zelanda y uno en el Sur de Florida).

Significados: reto, riesgo, auto competencia, afectividad y fusión con el ambiente. Utilizando el Método de Muestreo Experiential (Experience Sampling Method – ESM –) y un Análisis Factorial de Componente Principal , McIntyre y Roggenbuck (1998) estudiaron la naturaleza multifacética de las experiencias de esparcimiento vividas por un grupo de jóvenes, quienes recorrieron sobre flotadores un río subterráneo en la Isla Norte de Nueva Zelanda. En este estudio, los autores se refirieron a los significados derivados de la experiencia, como “transacciones persona-naturaleza.” Se estimó que los aspectos físico-contextuales conexos al río determinarían la naturaleza de las transacciones persona-naturaleza, e.g., la sensación de altura en el borde de la caída de una catarata, la oscuridad de la cueva y la profundidad del río, el resplandor de gusanos luciérnaga sobre el agua en remanso, la humedad del ambiente, el olor a musgo, y la frescura o el frío del agua.

Las interpretaciones de quienes se lanzaron al agua desde lo alto de la catarata, incluyeron significados de alta emotividad, reto y riesgo, entremezclados con significados de auto competencia y logro, todo relacionado con vivencias y sentimientos de ansiedad (que iban y regresaban) entremezcladas con sensaciones de relajamiento (McIntyre y Roggenbuck, 1998, p.414). Los significados de auto competencia y de logro vividos por los participantes en diversos momentos cumbre de la travesía por el río, quedaron legitimados con la retroalimentación grupal: manifestaciones eufóricas de aliento y alegría grupal -evidente en los reconocimientos verbales de éxito altamente expresivos y los aplausos del grupo-. McIntyre y Roggenbuck (1998) concluyeron que la euforia durante la travesía en el río y la aventura en general, fue factor determinante para fortalecer la sociabilidad, la unión y el sentido de pertenencia del grupo.

Los autores hicieron ver que durante la travesía por las aguas, los participantes manifestaron sentirse siempre conectados con el entorno, aún en los momentos en que el río les hizo vivir la mayor exaltación. Los vacacionistas expresaron siempre sentir “una especial relación con la naturaleza,” como una magia particular cargada de respeto, admiración, asombro y una sensación de fusión con el entorno (p. 419). Asimismo, fue común que los vacacionistas expresaran una sensación de desconexión con la vida cotidiana. Por ejemplo, en ciertas partes de la travesía por el río las narraciones expresadas sugirieron una vivencia de libertad manifiesta en la pérdida de la noción del tiempo, la carencia de la necesidad de competir, la profunda contemplación de la belleza natural, una sensación de paz y relajamiento. Todo ello provocó una clara sensación del “uno mismo” en total conexión con el entorno. Los autores concluyeron que las experiencias vividas por los participantes en el estudio, en términos generales fueron coincidentes con los resultados reportados en otras investigaciones especializadas en experiencias naturalísticas (McIntyre y Roggenbuck, 1998, p.419).

Significados: reto, logro, auto competencia, libertad de decidir y afectividad grupal. Utilizando un abordaje metodológico hermeneútico Patterson, Watson, Williams y Roggenbuck (1998), también estudiaron la naturaleza de las experiencias de esparcimiento en un medio natural con el agua como componente central, i.e., los manantiales en el Bosque Nacional de Ocala en la Florida (Juniper Springs & Fern Hammock Springs). Los investigadores se enfocaron en capturar las interpretaciones experienciales de los visitantes mientras remaban en canoas sobre un arroyo de dos metros de ancho y de corriente relativamente pausada. El trayecto de unos 10 km también implicaba navegar caracoleando en el arroyo, en muchas partes incursionando y evadiendo los obstáculos de una densa enramada de un bosque compuesto por palmas, ciprés y otras maderas duras propias de un bosque subtropical.

Era una dura travesía sobre el agua y entre una espesa vegetación. Entre los principales significados que los participantes encontraron en la experiencia, estuvo el reto valorado por las sensaciones de logro, el sentirse capaces de completar el recorrido, de salir vencedores - o incluso “sobrevivir” según lo expresaron algunos(as) visitantes. Esto fue expresado principalmente por los vacacionistas novicios y los menos experimentados. Un vacacionista lo expresó como sigue:

“Con solo la dificultad … fue bastante desgarrador. Nos quedamos atascados en un lugar. Los dejé que se bajaran [refiriéndose a sus dos hijos]. Iba a levantar el bote y me resbalé porque lo que estaba debajo era un árbol fresco. Estaba todo lleno de musgo … bueno y que no? Y me tomó como 45 minutos darle vuelta al bote y sacarle el agua, y subirlo sobre el tronco hasta colocarlo al otro lado del árbol. Estos muchachos estaban bien asustados, pero creo que esto era parte de la experiencia.” (p. 433).

Los autores concluyeron que el significado de reto y logro se expresó y se legitimó más en término de la manifestación de habilidades en el caso de los vacacionistas más experimentados. En estos casos, los navegantes valoraron la experiencia más por la oportunidad de demostrar su pericia, por ejemplo con respecto a la efectividad del remado, la precisión a la hora de esquivar obstáculos (e.g., ramas, piedras, troncos) y el aprovechamiento de las corrientes de agua.

Patterson et al. (1998) concluyó que la derivación de significados relacionados con el reto, la auto competencia y el logro fue tan fuerte en algunos vacacionistas, que disminuyó la atención sobre otras dimensiones de la experiencia. No obstante, en el estudio se recalca que el recorrido por el río también provocó vivencias de “acercamiento con la naturaleza,” muchas veces expresada como una autorrealización sustentada en la “toma de decisiones” o “en el compartir de historias” sobre la aventura. La siguiente narrativa de un navegante sirve para ilustrar como se relacionó el goce de “poder decidir” con un acercamiento a la naturaleza:

“Ahora que pienso en ello había un par de lugares en los que no estaba seguro por donde seguir, pero pude [decidir y] seguir aprovechando que la corriente estaba buena… Pero puede haber días en que la gente tenga problemas en encontrar cual es su camino. El - escenario natural – le permite a uno lograr ese balance” (p.440).

Es interesante notar que los autores sugirieron que las historias compartidas por los vacacionistas – sobre vivencias inmediatas durante lo que se denominó “la fase de recolección” (Borrie & Roggenbuck, 2001), entremezcladas con recuentos en una fase de vivencias más lejanas (modelo de Clawson, M. & Knetsch; citado por Borrie & Roggenbuck, 2001, p.204), propició la creación de lazos afectivos entre los vacacionistas y la creación de valores sobre la naturaleza. Los autores sugirieron que los significados de reto, auto competencia, la cercanía afectiva a la naturaleza y la creación de lazos entre personas, tuvieron relación con el significado de libertad en las transacciones persona-naturaleza, principalmente en forma de “libertad situada” (Patterson et al., 1998, p.445). La dimensión situada del concepto se refiere a que la situación o las características de determinado ambiente no solo determinan la naturaleza de las experiencias vividas, sino a que también posibilitan que la persona se concentre en la vivencia de los significados que afloran de ese escenario en particular (e.g., el arroyo y su entorno en nuestro caso).

Significados: aprecio por la naturaleza y “los(as) otras(os)”, fusión, “solitud” y humildad. Borrie (1995) también recurrió al ESM para estudiar las experiencias de esparcimiento, en este caso las vividas por más de 100 grupos de turistas visitantes al Refugio Nacional de Vida Silvestre Okefenokee en el Sur de Georgia para navegar en canoa por sus ríos. Las “mediciones” tomadas al azar durante determinados periodos de la travesía coincidieron con los resultados en los estudios anteriores (i.e., McIntyre & Roggenbuck, 1998 y Patterson et al., 1998), pues entre los significados más valorados por los visitantes estuvieron las dimensiones que connotaron una sensación de “cercanía con la naturaleza” (e.g., aprecio y sentimiento de cuidado por el medio natural – “care” –, “solitud,” sensación de fusión y humildad ante la naturaleza) y las relacionadas con valores afectivos o la cercanía interpersonal (e.g., aprecio y sentimientos de cuidado por los otros).

Cabe nota que el término “solitud” (“solitude”) se utiliza como una denotación técnica referente a una experiencia que involucra una sensación de libertad, privacidad y conciencia del ser o del “uno mismo” acompañado con una sensación de tranquilidad y paz (no necesariamente ante la ausencia física de otros) (Borrie, 1995). En todo caso, varios participantes en el estudio de Borrie expresaron sentir en sus experiencias una cercanía con la naturaleza tan elocuente, que en gran parte del trayecto por el río prevaleció “la pérdida de la noción del tiempo.” Los significados y vivencias manifiestas en las investigaciones anteriores evidencian la importancia social del agua en ambientes naturales en que su presencia es central para el esparcimiento del ser.

La importancia del agua como bien social

Hemos visto que existe evidencia empírica que indica que entre posibles sitios a visitar para el esparcimiento (e.g., lugares vacacionales o recreativos), la presencia de agua es un factor de mayor importancia en la decisión familiar que determina la escogencia del lugar (Gayoso, 2003). Estos resultados recalcan la importancia del agua como un bien social y existencial (Kelly, 1990), pues desde la misma etapa de anticipación al viaje recreativo (Borrie & Roggenbuck, 2001) el agua se convierte en una dimensión de esparcimiento que posibilita el goce de la libertad de decisión y de la escogencia por parte de familias y personas. Por otra parte, la libertad de acción (e.g., navegar, nadar, bucear o simplemente jugar) en o con el agua y la vivencia de significados conexos que brindan los diferentes escenarios acuáticos (e.g., aquellos con ríos, lagos, pantanos, mares, albercas, lluvia), también es importante para el esparcimiento del ser social tanto como del existencial.

Sin tomar en cuenta la importancia para la sociedad que puede tener el agua en el deporte (e.g., en los deportes acuáticos), este líquido también es importante como facilitador del ejercicio físico de las personas - como es el caso en las piscinas, las albercas terapéuticas u otros medios de más libre acceso como lo son los ríos, mares y lagos. Ejemplos de esto último los tenemos en los estudios de McIntyre y Roggenbuck (1998), Patterson et al. (1998) y Borrie (1995), en los que se desprende que el remado, el nado, los saltos en las cataratas y otras actividades físicas en las aguas de los ríos, propician la salud y el desarrollo corporal de las personas.

La revisión de las investigaciones sugiere que el agua en sus diversos escenarios naturales acarrea el reto y el riesgo como estímulo para la toma de decisiones y la prueba de habilidades (e.g., en que dirección del río tomar; como esquivar enramadas, remar, nadar, atracar el bote; como lanzarme al agua;). Este tipo de experiencias son socialmente importantes, pues no solo ofrecen la oportunidad de que las personas gocen al ejercicio (existencial) de la libre decisión y acción - en este caso ya en el sitio de esparcimiento propiamente -, sino que también mentalmente se enriquecen en situaciones (sociales) de aprendizaje en las que su ser crece cuando practican o realmente mejoran sus habilidades, logran las metas y desarrollan auto confianza. En ellas, la creación del ser y de una identidad personal y social, se legitima mediante procesos interactivos altamente cargados de símbolos, e.g., manifestaciones de aliento, reconocimientos verbales de éxito, la alegría grupal y el aplauso (como reportaron McIntyre y Roggenbuck, 1998). En estos procesos el agua en forma de ríos, los lagos, los mares y su entorno, reviste gran importancia social, pues también propicia la sociabilidad, la unión y las relaciones afectivas entre personas, y la armonía y el sentido de pertenencia grupal. Kyle, Graefe, Mannig & Bacon (2004), también encontraron este tipo de relaciones en sus investigaciones realizadas en otros sitios naturales.

La importancia del agua como bien social en sus diferentes escenarios, también se puede visualizar enfocando en las experiencias de interacción persona-naturaleza. En términos generales, las vivencias de “cercanía con la naturaleza” fueron descritas como esparcimiento cargado de significados contemplativos y espirituales, en el que se experimentó una clara sensación del “uno mismo” en fusión con el entorno. Estas vivencias provocaron una sensación de libertad, privacidad, paz y relajamiento (i.e., “solitud”). Fueron experiencias en las que afloraron dimensiones relacionadas con el respeto, el aprecio y el cuidado por el medio natural. Fueron tan elocuentes, que prácticamente en todos los estudios revisados, las experiencias persona-naturaleza estuvieron acompañadas por una pérdida en la noción del tiempo. Cabe señalar que el respeto y admiración por determinados escenarios naturales puede llegar a ser tan fuerte, que las personas desarrollan un sentido de familiaridad y pertenencia tal que los convierte en sus lugares favoritos o en los “únicos” sitios para su realización personal (Hammitt, Backlund y Bixler, 2004). La fortaleza de estas relaciones reviste enorme importancia en los sistemas éticos y sociales del planeta, pues desde la profundidad del ser crean y robustecen los valores por la naturaleza (Karen Warren, 1990; en Borrie, 1995).

Conclusiones

El agua es un bien social de gran importancia, lo que está demostrado por la investigación que indica que entre diversos atributos de la naturaleza, la presencia de este líquido es lo que determina la decisión de las familias en la escogencia de los sitios con mejores posibilidades para el esparcimiento de su ser. Por otra parte, el agua en sus diversas presentaciones en sitios naturales, posibilita el goce y el ejercicio de la libertad de decisión y de acción en procesos altamente interactivos y simbólicos, que permiten el esparcimiento del ser y el desarrollo de la identidad personal y social. El agua es socialmente importante pues propicia situaciones de reto que encauzan el aprendizaje, el desarrollo mental y emocional de las personas, en las que su ser crece con la vivencia de significados diversos, entre ellos, la mejora de las habilidades personales, el logro de metas y la auto confianza. Los escenarios naturales del agua revisten gran importancia social, pues inducen a la sociabilidad, la armonía, la unión, las relaciones afectivas entre personas y el sentido de pertenencia grupal. El agua en los espacios naturales es un bien social determinante para experimentar la libertad, la contemplación y las vivencias espirituales, lo que resulta de enorme importancia para la sociedad y los sistemas éticos, pues crean y fortalecen los valores por la naturaleza en general.


Referencias

Borrie, W. & Roggenbuck, J. (2001). The Dynamic Emergent, and Multi-Phasic Nature of On-Site Wilderness Experiences. Journal of Leisure Research. 33:2:202-228.

Borrie, W. (1995). Measuring the Multiple, Deep, and Unfolding Aspects of the Wilderness Experience Using the Experience Sampling Method. Unpublished doctoral dissertation, Virginia Tech., Blacksburg.

Gayoso, J. (2003). Análisis Conjunto para Determinar la Importancia Relativa de los Usos In Situ del Agua en Sitios de Recreación.

Hammitt, W., Backlund, E. & Bixler, R. (2004). Experience Use History, Place Bonding and Resource Substitution of Trout Anglers During Recreation Engagements. Journal of Leisure Research. 36:3:356-378.

Kelly, J. (1990). Leisure. Second Edition. NJ: Prentice-Hall, Inc.

Kyle, G., Graefe, A., Manning, R. & Bacon, J. (2004). Effect of Activity Involvement and Place Attachement on Recreationists’ Perceptions of Setting Density. Journal of Leisure Research. 36:2:209-231.

Molina N., G (2001). Education for Leisure Professionals in Latin America: An Overview. In Proceedings of the First Pacific-Rim Conference on Leisure Education. Hawaii: Sponsored by the University of Tokai, Japan, and the University of Waikato, New Zealand. (Nota: Una versión de este documento ajustado al español también se encuentra en www.redcreacion.org).

Patterson, M. & Watson, A.; Williams, D.; Roggenbuck, J. (1998). An Hemeneutic Approach to Studying the Nature of Wilderness Experiences. Journal of Leisure Research. 30:4:423-452.


2. OMAR OVALLES. VENEZUELA

Coordinador de la Maestría en Gerencia Turística de la Universidad Latinoamericana y del Caribe, profesor titular de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela. Geógrafo de la Universidad Central de Venezuela, Magíster en Planificación y Doctor en Ciencias Sociales.

TURISMO REALIDAD
Una Opción Recreativa de la Ecología

El desarrollo sustentable es una derivación de los conceptos ecológicos que pretende incorporar la lógica de esta disciplina al proceso de desarrollo económico. Esta incorporación es en si contradictoria, toda vez que la lógica de este proceso, dentro de este sistema social, es de crecimiento acelerado e indetenible, si quiere ser fiel a las estrategias de reproducción del capital. Sin embargo, son loables los esfuerzos que algunos teóricos y algunos pocos empresarios para lograr, al menos en la escala local, experiencias de este tipo El proceso de desarrollo en nuestra sociedades es en sí mismo y por definición no sustentable, ya que requiere de ingentes recursos naturales para mantener una tasa de ganancia adecuada.

La lógica ecológica, por lo tanto contradice este concepto, toda vez que esta se basa en la determinación de equilibrios dinámicos de sistemas abiertos en proceso evolutivo constante y no para dirigir un proceso de crecimiento que sólo tome en cuenta algunas consideraciones ambientales.

Sin embargo, en las comunidades locales de nuestro continente se vienen dando mas o menos silvestremente experiencias que podríamos llamar sustentables, aun dentro del marco de este sistema social, sobre todo porque han permitido la sobrevivencia de muchas de ellas con procesos de autogestión propios y con un particular estilo de innovación tecnológica. Esto de por si es una gran atractivo porque demuestra que el ser humano, cuando quiere y puede es capaz de cambiar las tendencias históricas y superar las condicionantes socioeconómicas y políticas

Los casos de agricultura itinerante, de extracción de productos de la selva, piscicultura e incluso de sistema agrosilvopartoriles vinculados a comunidades indígenas o campesinas e incluso a medianos y pequeños empresarios pueden ser puestos como ejemplos en el ámbito rural de estas experiencia a las que hay que conocer tal y como son . Otro tanto podría hacerse para expresiones de pequeñas industrias urbanas, artesanado, algunos servicios y del ecoturismo comunitario para otras áreas del continente.

Sin embargo, estas experiencias lejos de adecuarse a las especificaciones teóricas de la espertocracia mundial, le han dado a este termino de desarrollo sustentable las vivencias locales y por lo tanto, tienen su propia definición por ser producto de un proceso mas o menos autónomo de experimentación y de búsqueda , por la vía ensayo y error, de salidas a sus problemas.

En mi país Venezuela casos como los del Parque Nacional Mochima, la Colonia Tovar, Choronì, Magdaleno, Bailadores, Los Roques, El Jarillo, Mucuchìes, El Cobre, Boconó e incluso el Parque Nacional Gran Sabana ilustrarían estas múltiples vías de desarrollo sustentable, que son adecuadas para tener una vivencia real y que indudablemente van a contracorriente de la estrategia dominante de los polos de desarrollo turístico convencional de grandes ciudades como Caracas. Maracay, Maracaibo, Pto. Ordaz , Margarita, Pto. La Cruz y Morrocoy, y del el ámbito mundial de los casos de la Florida en USA, el Caribe angloparlante y los Alpes Europa para citar solo algunos grandes paradigmas turísticos convencionales que se imitan frecuentemente.

Para el caso indígena también son muchas las experiencias de desarrollo sustentable dignas de ser visitadas, tal y como son, como la agricultura de roza y quema controlada, los conucos chinampas, callampas y de algunas otras practicas agrobiológicas han sido reportadas y se diferencian de la gran explotación latifundista ganadera o de los campos mecanizados de cereales y de caña de azúcar que dominan en el continente. Quizás la agricultura permanente de café y de cacao y de ciertas formas de explotación de la selva tropical como fue el caucho podría haber sido el germen de este tipo de desarrollo sustentable que se convierte en atractivo cuando demuestra que es posible vivir y trabajar de otra manera

En el ámbito urbano son pocas las experiencias nacionales de desarrollo sustentable que podrían ser consideradas como atractivos turísticos, la voracidad del proceso de urbanismo e industrialización ha dejado pocos ejemplos, dado que son formas excluyentes por no decir enfrentadas.

Sin embargo, podemos decir que los procesos de innovación social que se darán en estas comunidades locales, con muy poca interferencia del Estado, del gran capital y mucho menos con la influencia de los teóricos del desarrollo sustentable, son las que a la larga darán sus frutos, y que la generalización de este modelo quizás no se logrará nunca, porque evidentemente choca con sus principios fundamentales de diversidad y creatividad constante. A todo esto lo hemos llamado turismo realidad porque significa nada mas y nada menos que adentrarse en experiencias de vida diferentes, ecológicamente sustentables y dignas de ser visitadas, tal y como son. Esto implica entonces cambiar el tipo de turista, de aquel que quiere que todo se le acondicione a su estilo de vida consumista hacia aquel que viene a aprender a vivir de otra manera

Desarrollo y ecología serán siempre irreconciliables en términos teóricos. La óptica ecológica, parte también del concepto de sistema, acuñado por Bertalanfy hace algunas décadas y que se emplea ampliamente para designar a conjuntos vegetales y animales que parecen convivir con una cierta lógica y con una tendencia marcada al equilibrio.

Esta lógica de funcionamiento se le asigna a los ecosistemas mediante ciertas leyes naturales que desde la implantación de las teorías evolutivas de Lineo y Darwin dan el sustento conceptual a este enfoque. Ahora bien, la particularidad evolutiva y la adscripción a modelos teóricos , sólo son asignadas a los seres vivientes, mientras para el resto del planeta e incluso del universo se interpreta con un enfoque muy mecanicista que lo asocia como un gran artefacto inanimado y por lo tanto también sujeto a reglas.

Sin embargo, algo que es de exclusiva predisposición humana, como lo es asignar leyes y reglas a los sucesos de la realidad, se le da a lo natural en forma ciega y obstinada, llegando incluso al extremos de asignarle a unos individuos denominados científicos la propiedad y la certeza de todos los conocimientos ecológicos en que se basan estas leyes.

El mismo concepto de sistema tan ampliamente utilizado tiene en el fondo una visión mecanicista, tal y como ha demostrado Carlos Domingo ( ULA 1999) ya no incluye la posibilidad de autoregenerarse y perpetuarse por sí mismo, como es lo característico de un organismo vivo.

Así pues, tanto los aspectos físico naturales son entendidos como sistemas mecanismos como los biológicos, en donde la vida es sólo un aditamento mas a una máquina inanimada. La búsqueda de su optimización es el motivo de toda esta ciencia y la armonización con el proceso de desarrollo su objetivo más buscado.

Otros visiones mas dialécticas han llamado la atención sobre la muy común práctica intelectual de asignarle una finalidad a estos sistemas vivos y por eso han destacado la existencia de fuerzas biostáticas y resistáticas que, en confrontación, definen el devenir de estos organismos, que no están en vías de lograr un equilibrio dinámico, sino mantienen unas trayectorias evolutivas azarìsticas .

Teorías mas recientes como las de Batenson (2004) y Sheldrake (2000) han venido a proponer otras visiones de estas realidades, en donde la condición evolutiva es asignada a todos los componentes del planeta e incluso del universo

Dentro de este paradigma sistémico se destaca el enfoque energético como elemento unificador de componentes de estas comunidades turísticas los cuales nunca más se analizaran aisladamente, sino holísticamente en un intento de aprender todas y cada una de sus facetas.

Asumir lo energético como principio unificador nos lleva a considerar toda una amplia gama de energías que van, desde los rayos cósmicos con longitudes de onda de 10 a la menos 25 hasta el espectro electromagnético común pasando por los rayos gamma, x, ultravioletas, infrarrojos cercano y lejano, microondas, ondas de TV, ondas radioeléctricas, radar etc. Dentro de este espectro aparece también la luz visible con todos y cada uno de sus colores que corresponde a determinadas longitudes de onda percibidas por el ser humano.

Los últimos doscientos años han sido de gran progreso en el conocimiento de estos tipos de energía, pero la noción de campo acuñada por Maxxel vino a introducir un novedoso elemento en la concepción de las interacciones entre diferentes elementos.

Un campo es una perturbación dentro de un medio que genera efectos a distancia. Se pueden determinar varios tipos de campos como el magnético terrestre o el eléctrico siendo el electromagnético un caso especial del ultimo. Un campo tiene a su vez una capacidad organizadora de la materia tal y como se puede ilustrar un imán con un poco de limadura de metal dispuesta sobre un papel. El campo magnético arregla las virutas en curiosas formas. Más adelante veremos como otros tipos de campos son capaces de organizar la materia viva.

Existen varias maneras de actuar de estos campos en forma de espirales con diversas rotaciones que corresponden a variadas longitudes de ondas de energía que parten de alguna fuente y que se interceptan, equilibran, resuenan o anulan de múltiples formas.

Por otro lado, la aparición de fuertes evidencias de la existencia de energías biológicas que mantienen el ritmo de funcionamiento de los organismos e incluso de los ecosistemas llevó a los científicos a pensar incorporarlas en el espectro electromagnético, pero por tener sus longitudes de onda tan pequeñas, no pueden ser detectadas sin que se vean afectadas por nuestras propias ondas cerebrales desde de donde parte el proceso de su conocimiento. Por eso se llaman energías sutiles o evasivas y mucha gente no cree en su existencia.

Como se observa la adopción de un enfoque energético nos lleva haber ver estas comunidades humanas de una manera integrada, en donde la diferencias entre ser humano y entorno se pierden y lo material y lo espiritual se integra en un sólo campo, complejo y sutil, pero interconectado, a tal punto que nos permite explicar, comprender y sentir muchas situaciones que hoy parecen confusas o extrañas. En estas comunidades sus campos culturales las unifican firmemente, los campos biológicos le dan vida a sus entornos y las ondas electromagnéticas las comunican entre si y con el resto del planeta

Pero lo que es más importante nos recuerda que viven prácticamente dentro en un gran horno de microondas, en el cual no sólo este tipo de radiación nos afecta para bien o para mal sino que múltiples fuerzas guían su destino, se hacen parte de uno mismo e interactúan insospechadamente.

En esta ponencia se ilustran las diversas fuentes de energía que tienen efectos diferenciales en nuestras comunidades. Hay que recordar que todo proceso de vida significa la recuperación canalización y emisión de diversos tipos de energía y que un enfoque como este, en donde el concepto unificador transciende las fronteras del físico, lo biológico, lo social y lo espiritual es un arma muy poderosa para entender las curiosas experiencias de desarrollo de las comunidades sustentables, que aparecen y se mantiene en el tiempo, sin que una causa formal las explique y que contradicen todas y cada una de las tendencias que la ciencia normal nos avizora para nuestro destino.

La presencia de comunidades indígenas incólumes, la resistencia de cientos de campesinos que se mimetizan dentro de la cultura global e incluso la obstinación con la cual ciertos pueblos se oponen al proceso de homogenización cultural, dominación y destrucción ecológica son sólo algunos ejemplo del rescate de estas energías sutiles para la comunidad.

Del mismo modo, las necesidades de cientos de miles de personas que de año en año nos visitan desde el Mundo desarrollado, no en busca de energía solar para broncearse sino para convivir, compartir y aprender de estas experiencias, nos indica que en el ámbito global existe la misma necesidad de contacto energético y que el turismo realidad es una vía para lograrlo.

La recreación en su acepción mas amplia, crearse de nuevo significa para los huéspedes del Turismo realidad la posibilidad de nutrirse con estas energías para ser de otra manera .De la misma manera anfitrión ofrece en forma directa y si mediaciones de ningún tipo estas vivencias que y transforman la vida de lo demás. Así el turismo deja de ser una estúpida labor y se convierte en un instrumento d e unión entre los seres humanos


3. RICARDO RICCI UVINHA. BRASIL

Ricardo Ricci Uvinha é Professor Doutor da Graduação em Lazer e Turismo da Escola de Artes, Ciências e Humanidades da Universidade de São Paulo – USP, Campus Leste. Proferiu diversas palestras sobre Esportes radicais e turismo de aventura para cursos superiores em turismo pelo país e é autor de publicações sobre o tema, como o livro “Juventude, lazer e esportes radicais” pela Editora Manole, 2001. Tem também trabalhos científicos apresentados em eventos nacionais e internacionais, em que se destacam o Congresso Mundial de Lazer da World Leisure and Recreation Association - WLRA (Espanha, 2000), o Congresso Europeu de Lazer da Leisure Studies Association - LSA (Escócia, 2000), o Congresso de Lazer da Oceania da Australian and New Zealand Association for Leisure Studies - ANZALS (Austrália, 2001) e o Congresso Anual da Associación Internationale d´Experts Scientifiques du Tourisme - AIEST (Grécia, 2003).

Educación, gestión y acción ambiental:
Turismo de aventura e deportes radicales no Brasil

Ricardo Ricci Uvinha
O chamado turismo de aventura é entendido no Brasil como um segmento no campo mais amplo do turismo, exprimindo forte influência estrangeira em sua configuração e comumente associado à esfera do “ecoturismo” ou “turismo ecológico”.
Observa-se o crescimento do segmento chamado turismo de aventura de uma forma vertiginosa contemporaneamente, acompanhando a valorização do elemento “ecológico” proposta em âmbito mundial.
Seja na literatura acadêmica nacional, seja nas revistas especializadas, seja na organização de grandes eventos temáticos à aventura, o fato é que comumente encontramos os esportes radicais divididos em três ambientes: a- aéreos (como o paragliding e o parachuting); b- aquáticos (como o surf e o rafting); c- terrestres (como o trekking e o mountain biking) (UVINHA, 2001).
Vale destacar que tais esportes têm recebido distintas considerações dependentes do meio cultural onde são praticados. Na literatura inglesa, por exemplo, Hardy (1997) considera os três ambientes anteriormente citados e acrescenta ainda duas novas classificações: os “de montanha” e os “extremos”. No tocante aos esportes de montanha, o autor frisa modalidades geralmente referidas aos esportes terrestres, como o canyoning, ice climbing ou o snowboarding. Já nos exportes extremos são destacadas modalidades como o bungee jump e o bob skeleton.
É interessante notar que várias dessas atividades consideradas como sendo “de aventura” são elevadas à categoria de modalidades esportivas, com associações de praticantes e reconhecidas por uma confederação esportiva federal. É o caso por exemplo do surf, que mundialmente (inclusive no Brasil) recebe o status de modalidade esportiva passível de participação em diversos torneios e com suporte de associações específicas.
Outras tantas atividades porém são meramente comercializadas nas propostas de diversas empresas “especializadas” no ramo. O zorbing pode ser citado como um bom exemplo de atividade que vem sendo tradicionalmente praticada por turistas que se aventuram pela cidade de Queenstown, na Nova Zelândia.
Um fato ainda que queremos destacar é a notória predominância do idioma inglês quando na atribuição dos nomes a essas várias modalidades de turismo de aventura, e como esse fato recebe uma certa resistência em localidades onde vigora o nome regional.
Um bom exemplo disso é a modalidade sandboard, que consiste em surfar com uma prancha adaptada para grandes dunas de areia. Em lugares como a Lagoa de Jacumã, no estado do Rio Grande do Norte, e outros pontos do nordeste brasileiro, tal atividade recebe o nome de esquibunda.
É evidente que o mass media desenvolve um papel notório na criação desses novos esportes e na herança americanizada, bem como o estímulo à sua prática, papel sobretudo desempenhado pela televisão.
A televisão brasileira não foge à regra e a todo ano surgem novos programas especializados em esportes de aventura, em especial na rede a cabo. Deslumbra-se a busca por conhecimento dessas novas atividades em lugares exóticos, desde as montanhas do Himalaia nepalês à Grande Barreira de Corais australiana.
O turismo de aventura passa a ser entendido como uma espécie de segmento “derivado” do ecoturismo, segmento esse que passa a ser bastante valorizado na promoção do turismo mundial atual (UVINHA, 2005).
A literatura consultada de um modo geral vai destacar o fato do ecoturismo se apresentar como uma das grandes tendências econômicas do início do século, fato que já vem sendo forjado desde a década de 1990 pelo crescimento do campo do turismo como um todo.
Serão destacados autores em defesa da prática de esportes no ambiente natural, entendendo esses como uma vital ferramenta para colocar na “ordem do dia” uma certa educação ambiental, com a promessa de promover ações integradas na busca de uma possível convivência mais harmônica entre o homem e a natureza.
Por outro lado, observa-se uma crítica ferrenha à implantação e ao desenvolvimento deste segmento turístico, no que diz respeito, entre outros, ao provável impacto social e físico a partir desta prática.
É vital lembrar que qualquer atividade humana dependente do uso de recursos ecológicos, como é o ecoturismo, não pode ser mantido indefinidamente a menos que um importante princípio esteja fundamentado por uma disciplina e organização (CATER, 1994, p.72).
Implicações atuais reforçam a tendência de fortalecimento do ecoturismo, como os dados provenientes da Organização Mundial de Turismo (OMT), que o apresenta enquanto o ramo de viagens que mais cresce no mundo, com o percentual de 20%/ ano em comparação a 8%/ano de outros segmentos de turismo. Diante dessa perspectiva de crescimento, Xavier (2002) verifica que a movimentação financeira para tal segmento em 2000 em todo o mundo superou a ordem de US$ 120 bilhões.
Vale ainda o destaque para o The World Ecotourism Summit, a conferência mundial de estudos do ecoturismo realizada em maio de 2002 em Quebec - Canadá, firmando tal ano como o Ano Internacional do Ecoturismo, fato que no nosso entendimento colabora para demonstrar a intenção de estímulo ao segmento.
Por um lado entendido como uma “forma alternativa ao turismo de massa” (WEARING; GARTRELL, 2000, p. 27), o ecoturismo é apontado como um das áreas que mais cresce no turismo, fato que reforça a expectativa de ser tal segmento uma alternativa econômica para regiões que até então viviam de atividades produtivas tradicionais (UVINHA, 2003; SERRANO, 2001; FARAH NETO; SILVA; CAPELLA, 2000; BRASIL, 1994).
Autores comentam o incremento do turismo no mundo todo o entendendo como a indústria sem chaminés, enfatizando seus benefícios para o meio ambiente e comunidade receptora (MAGALHÃES, 2002).
Tais benefícios do ecoturismo são aqui ressaltados por Meirelles Filho:
A beleza do ecoturismo está e
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen